Hola, ¿Qué tal estás?.

Soy Mónica Prado, fundadora y directora de Viventum, marca que engloba la labor de profesionales colaboradores y la mía propia, en diferentes proyectos.

Mónica Prado

Mónica V. Prado Izquierdo.

«No hay personas perezosas, sino personas con objetivos impotentes: esto es, objetivos que no les proporcionan inspiración».                                                                           Tony Robbins

Conoce mi historia

¿Por qué?, ¿Por qué?, ¿Porqué?» Me preguntaba por todo, y no solo en esa época infantil, alrededor de los cuatro años, en la que es constante la pregunta, sino en todo mi proceso de crecimiento hasta la edad adulta.

«Oye Mónica, no todo tiene un porqué” me decían mis allegados.

Estoy segura de que todo tiene un porqué, lo que pasa es que nuestro conocimiento no alcanza a entender algunos de esos porqués” contestaba.

Y continué con mis porqués profundos e indagando en el para qué y el cómo del comportamiento humano. Disfrutaba al investigar, entender y poder dar claridad a otros y a la vez me sentía como un bicho raro incomprendido.

Pasó el tiempo y con mi inmadurez adolescente cedí a la presión de mi entorno y, bailando a su son, llevé una vida convencional, empecé a estudiar económicas, a la vez que cursé un secretariado, después me diplomé en Graduado Social (en la actualidad sería Relaciones Laborales y desarrollo de Recursos Humanos), mientras trabajaba en lo que se entiende por un “buen” trabajo.

He estado más de dos décadas vinculada a la gran empresa desempeñando diferentes puestos de responsabilidad, como gestión y dirección de equipos, en atención al cliente, comercial, apoderada, etc., lo que me ha aportado un gran bagaje de conocimientos en las relaciones y comunicación humanas en especial dentro del ámbito laboral y multitud de experiencias, algunas maravillosas y otras de las que no son agradables, como la sobrecarga de trabajo, sobre todo burocrático, el tener que atender constantemente lo urgente, el no sentir reconocida ni pagada mi labor, el tener que asumir unos objetivos impuestos, la desconsideración hacia las propuestas que ofreciera, sentir maltrato o incluso el “techo de cristal”…

Estaba cansada a todos los niveles: físico, mental y emocional, incluso sufrí crisis de ansiedad, lo cual repercutía negativamente fuera del ámbito laboral, en mi vida personal. Llegué a un punto en el que los únicos alicientes para ir cada día al trabajo eran mi propia responsabilidad y los clientes, por lo demás profundamente desmotivada, vislumbrando un futuro laboral gris, tedioso, sin voz, y sobre todo, sintiéndome profundamente infravalorada, frustrada al saber que podía aportar mucho más en la organización de lo que me permitían.

Aunque pasado el tiempo he encontrado su porqué, un aprendizaje y la seguridad de que las casualidades no existen y que todo por lo que he pasado me ha enriquecido como persona, haciendo que mi autovaloración cobre más fuerza y me permita ayudar a otros a que se liberen de esas situaciones.

Por otro lado, compaginando con mi trabajo, en cuanto di por acabados mis estudios convencionales, que solo retomé para profundizar en Recursos Humanos y Relaciones Laborales, me volví a reencontrar con mis anhelos y me empecé a formar, allá por el año 2000, en temas que habían despertado mi curiosidad, como la P.N.L. (programación neurolingüística) que fue como “volver a casa” y encontrarme a más “bichos raros” maravillosos con mis mismas inquietudes, continué por la terapia Gestalt y no he parado desde entonces, enriqueciéndome cada vez más, tanto a nivel personal, como profesional, sintiéndome inmensamente agradecida por el proceso y el despertar a una vida mucho más consciente.

Así lo transmite Pablo D’Ors: “Lo malo no es morir, sino hacerlo sin haber vivido”

También compaginé mi trabajo con la consulta individual o grupal en terapia, PNL y Coaching. Así que ya disponía de un buen puñado de herramientas, cuando decidí desvincularme totalmente de mi antiguo empleo para dedicarme íntegramente a acompañar a otros en su camino de sanación y crecimiento, revertiendo en otras personas lo que había recibido en mis formaciones y procesos.

Actualmente soy didacta de P.N.L., avalada por la AEPNL (Asociación española de PNL), después de cursar los diferentes niveles como Practitioner, Master, Trainer y Epistemología en PNL, Master en Hipnosis Ericksoniana, también relacionado. Tengo la formación en Terapia Gestalt, la formación del programa SAT de Eneagrama de Claudio Naranjo, que abarca la terapia vivencial, integrativa y transpersonal que dan un conocimiento profundo del carácter.

Más relacionado con la consecución de objetivos he cursado diferentes tipos de Coaching, Cada uno con sus particularidades y todos muy completos, integrativos del Ser, teniendo en cuenta lo físico, mental, emocional y transpersonal, así soy Gestalt Coach, Wingwave Coach (espectacular para tratar traumas) y Generative Coach (indispensable para particulares y las empresas del nuevo paradigma, empresas con valores) y socia de la IAGC (The International Association for Generative Change)

También tengo formación en Sanación, Reiki Usui, Aromaterapia, Naturopatía, Homeopatía, etc.

Toda mi formación junto con mi experiencia me aporta un amplio abanico de herramientas que utilizo en mi labor de acompañamiento, tanto individual como en grupos, ajustándolas a las necesidades y deseos del/de la cliente.

Especialmente me entusiasma poder transmitir a otros lo que yo he recibido, como didacta de PNL y me emociono cuando me comunican los cambios positivos que experimentan en sus vidas.

Y me apasiona acompañar a mujeres que se encuentran en circunstancias parecidas a las que yo transité, mujeres fuertes y capaces a las que les gusta el liderarse y liderar en sus trabajos pero que se encuentran en situaciones adversas que menoscaban su propia valoración, que dudan, que sienten que el día no tiene bastantes horas y que no se les reconoce su labor, que aspiran a más y sienten vetados o dificultados los ascensos.

Si es tu caso, pongo a tu disposición toda mi experiencia, comprensión y herramientas para transformar la forma de sentir tu realidad y cambiarla en la medida en que sea posible, darte apoyo, fuerza para recobrar la autovaloración y un empujoncito para conseguir tus objetivos.

Porque tal como lo vivencié en su día, dónde ahora sólo se puede percibir cansancio, desaliento y oscuridad también puedes encontrar tu propia Melodía, Luz y Superación.

El mundo también es de las mujeres y nos lo merecemos.

Mónica Prado. Viventum

Resultados reales de personas como tú

+ 0
Clientes satisfechos
+ 0
Alumnos Felices
Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad